@ @

Bienvenido.

Y un dia de Otoño, anticipado a cualquier tipo de pronóstico, llegó Juan Cruz.
Como buenos padres que somos, decidimos hispanizar su verdadero nombre: Jean de La Cross. Aunque era mas conocido por sus alias: Croix, Cruxy o simplemente Cubby.
Los que hayan leido cuentos de hadas lo habran reconocido inmediatamente. Es uno de los Niños Perdidos de El País de Nunca Jamás. Lo que no está escrito en ningún sitio es que El País de Nunca Jamás realmente existe. Es la tercera parada del Expreso Polar, un viejo tren con locomotora a vapor que viaja por los aires. La primera parada del recorrido es la del Reino de los Cielos de los Bebes que Esperan Nacer, reino fantástico que recordaran de las anteriores historias. La segunda es el Polo Norte, donde vive Santa Claus (en realidad él nació en Laponia, pero como el Polo Norte era un lugar inexplorado hasta el s.XX, la fábrica de juguetes, sus duendes y renos, permanecían escondidos en este rincón de la Tierra. Hoy es de público dominio el domicilio fiscal de Santa) Finalmente, la última parada es París, en la estación Gare de Lyon. Entenderán que por esto erroneamente se cree que los niños vienen de la capital gala.

Pero bueno, mas allá de todo el recorrido y correspondencias que tuvo que hacer el pequeno Juan Cruz, ya lo tenemos en nuestro hogar, en la playita de Benicassim.

Para el que todavia no lo conoció, se preguntarán cómo es él. Es evidente que es muy inteligente. Básicamente porque no acota mucho, pero observa todo. Estoy seguro que cuando abra lo boca, va a ser para decir algo muy interesante y sensato. Mientras lo sigue pensando y meditando. Se le nota en la expresión de su mirada, por mas que quiera hacernos creer que cuando mira fijamente y pone caras extranas, todo es nuevo para el. Los colores, las luces, las sombras, y esos famosos 30cm de distancia focal son solo cuentos de niños. Nadie se puede creer esas tonterías.

A Juan Cruz no le gusta mucho dormir por las noches. Él sigue esperando que un día entre por la ventana enfundado en su traje verde su viejo amigo y campanita. Peter Pan siempre hizo apariciones espectaculares, dando volteretas por el aire a lo ancho de toda la habitacion. La diferencia con nuestro Cubby, ahora Juan Cruz, es que Peter nunca perdio la fe de volar. Es un don con el que nacen los niños, y algunos lo pierden antes que otros. Lamentablemente casi siempre la pierden antes de empezar a hablar, por lo que es muy dificil para los padres poder detectarlo a tiempo.

Pero el lugar de Juan Cruz esta con nosotros. Los papis que lo van a cuidar y mimar toda la vida. Y los abuelos que lo van a malcriar. Y los tíos que lo van a consentir. Y los primos con los se va a divertir. Va a ser duro dejar de ser un Niño Perdido del País de Nunca Jamás. Peter Pan sigue apareciendo bastante seguido por la ventana de nuestra habitación, tambien Santa va a aparecer, pero solo una vez al año y para traernos regalos. Afortunadamente Juan Cruz va a crecer, va a ser bebe, niño, adolescente, joven, adulto y finalmente un hombre de bien. Pero para mami y papi, siempre va a ser nuestro querido hijo. Tenga la edad que tenga.

Bienvenido al mundo.

Vamos a hacer nuestro mejor intento.

Y mas!